viernes, 11 de marzo de 2011

Esto no es un esperpento

En un momento, mientras miraba de frente un pasado que ocupó el papel de base material durante quince años de mi vida, todas las cosas pierden su belleza más esencial: la gramática, la poesía, la literatura en general, los recuerdos, mis padres, la verdadera familia, las amistades, las relaciones sexuales y sus aledaños, el tabaco, la cerveza, el alcohol, la fiesta, su pelo rubio, sus labios, su olor, su voz, su pelo corto, su cuello, su sonrisa, las mujeres, etc.

Pero había algo dentro, muy dentro que no cambiaba, pues brillaba gracias a la leve luz de su belleza. Poco a poco ese algo fue interiorizando toda una vida con rasgos y bellezas perdidas.

Y todo empezó a cobrar sentido de nuevo.

1 comentario:

  1. todo se transforma... sobretodo los recuerdos de las emociones perdidas

    ResponderEliminar

Alterae res

Vídeo realizado por Alma Prieto